Estudiantes incentivan emprendimiento en personas que cumplen condena en libertad

Aprender a Emprender.

Cocina internacional, cosmética natural, repostería y reparto a domicilio de frutas y verduras son algunos de los emprendimientos que realiza un grupo de personas integrantes del Centro de Reinserción Social de Gendarmería Valparaíso que cumplen o cumplieron condena en el medio libre, quienes se capacitaron en el programa Aprender a Emprender, organizado por el Centro de Estudiantes de la Escuela de Ingeniería Industrial.

Los participantes asistieron a nueve sesiones dictadas por estudiantes tutores de Ingeniería Civil Industrial, apoyados por profesores de la carrera sobre temáticas como emprendimiento, marketing, finanzas, formulación y postulación de proyectos, entre otros.

 Roxana Rojas, Encargada Responsabilidad Social del Centro de Estudiantes de Ingeniería Civil Industrial y una de las organizadoras de la actividad señaló que la actividad “fue bastante positiva, porque es la mezcla de dos mundos diferentes, los estudiantes transfirieron a las personas los conocimientos aprendidos en la universidad, mientras que los asistentes al curso compartieron sus experiencias de vida”.

En tanto, Mariana Espinoza, Asistente Social del Programa de Intermediación Laboral del Centro de Reinserción Social de Gendarmería Valparaíso explicó que “en términos técnicos, las competencias que les pueden entregar tanto los académicos y tutores a nuestros usuarios es inmejorable en este contexto de la universidad en que nos ha tocado participar”.

Mientras que el Decano de la Facultad de Ingeniería, David Jamet, aseguró que “vincularse con la sociedad en todo su espectro, incluidas aquellas personas que deben cumplir una pena remitida, es positivo para la comunidad académica y el hecho que sean los propios estudiantes quienes puedan gestar estos cursos e impartir las clases, nos entrega una visualización de las competencias que deben tener a nivel profesional”.

Jamet agregó que “es imposible no reconocer esta realidad y como universidad estatal debemos tener una responsabilidad hacia la búsqueda de mejorar la calidad de vida y la reinserción, especialmente en el área laboral de aquellas personas, que por circunstancias de la vida, perdieron la libertad o estuvieron sancionados”.

Los emprendedores

Miguel Angel Olivares, cuyo emprendimiento es cocina internacional, señala que “este curso fue muy importante, venir a estudiar a los 59 años es un logro. Estoy muy agradecido de Gendarmería que me dio la posibilidad de hacer un curso, sobre todo de algo que no tenía idea, como es el emprendimiento”.

En tanto, para Francisco Zavala, dedicado al reparto de fruta y verdura a domicilio, la capacitación le permitió “aprender cosas que no sabía, ya que era muy desordenado con las platas, el marketing es muy bueno y espero seguir surgiendo, creo que este curso me va a servir mucho”.



Fabián Macilla, quien está emprendiendo con la elaboración de alimentos, amasandería y repostería, indicó que “el resumen que se puede hacer es 100% aprendizaje y agradecimiento sobre todo a la Universidad y al Centro de Reinserción Social. Siempre es positivo que los jóvenes se interesen por un tema como la reinserción, los estudiantes mostraron una disposición absoluta desde el principio y ellos se encargaron de hacernos sentir acompañados en temáticas que no conocíamos”.

Mientras que Ljubica Tkalcic, está desarrollando una línea de cosmética natural. Respecto del programa manifestó que “fue mucho más de lo que esperaba y me ayudó a reencantarme, porque como era autodidacta, me estuve preguntando si esto era lo correcto, pero me dio mucha más fuerza para retomarlo de forma profesional, sabiendo que voy bien encaminada”.

“Agradezco la oportunidad porque dentro del proceso que estamos viviendo nosotros, que es muy peculiar, estamos muchas veces atemorizados de volver a plantearnos frente a un mundo frío y pragmático, pero esta capacitación ha sido una bonita manera de reencantarse con la gente”, agregó.

Los tutores y profesores

En la oportunidad se entregó un reconocimiento al grupo de tutores que dictó las clases, integrado por los estudiantes Mayra Salas, Franco Espicel, Constanza Aguirre, Stefania Mena, Alexander Swaneck, Natalia Quezada, Esteban Pinto, Fernanda Rosel, Cristián Villavicencio y Claudia Soto, con una distinción especial al profesor de alfabetización digital, Juan Pablo Vera.

 De igual forma, fueron reconocidos los académicos de la Escuela que apoyaron el trabajo de los tutores, entre los que se cuentan Eduardo Lara, Paula Quiroz, Erik Schulze y Esteban Sefair.