Profesor Daniel Miranda recibe Reconocimiento a la Excelencia Docente 2017 UV

Daniel Miranda, académico de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial, recibió junto a otros cuatro profesores de la universidad, el reconocimiento a la Excelencia Docente 2017, otorgado por la Universidad de Valparaíso.

Profesor Daniel Miranda

Entre los argumentos de esta distinción se cuentan el hecho que los profesores distinguidos realizan docencia de calidad, aplican innovación en el aula para promover el aprendizaje autónomo y significativo en los estudiantes, y fomentan la reflexión sobre la propia práctica para el mejoramiento continuo propio y la de la institución.

 Entre los criterios evaluados por la comisión para la entrega de la distinción se cuentan el material de apoyo docente realizado por el académico, la dirección o guía de tesis (memorias) realizadas, publicaciones relacionadas con la docencia, actividades de extensión y vinculación con el medio relacionadas con docencia y proyectos de investigación relacionados con el desarrollo de la docencia.

Junto a Miranda, los académicos premiados este año fueron Rocío Álvarez, de la Escuela de Química y Farmacia; Marinella Bustamante, de la Escuela de Diseño y Marcela Zhar, del Instituto de Biología. En la categoría de contratación reciente, Daniela Pincheira, de la Escuela de Nutrición y Dietética. Cada uno de ellos recibió un diploma y una medalla de manos del rector Aldo Valle. En representación de los premiados, hizo uso de la palabra Rocío Álvarez.

La ceremonia se desarrolló en el marco del inicio de las Cuartas Jornadas de Innovación Curricular y Buenas Prácticas Pedagógicas, actividad convocada por el Centro de Desarrollo Docente UV y tuvo lugar en el aula Luis Vicuña Suárez de la Escuela de Derecho. El acto fue presidido por el rector Aldo Valle, y consideró la charla magistral de Hugo Labate, académico visitante de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Reconocimiento al esfuerzo y dedicación

Sobre el significado de la distinción, Daniel Miranda señaló que “es el reconocimiento al esfuerzo y dedicación que uno ha realizado silenciosamente a lo largo de los años, perfeccionándose e innovando en el aula. En lo personal una gran satisfacción de que todo esfuerzo tiene sus frutos y en lo profesional es evidencia que la propia universidad me entrega de que las acciones realizadas van en la senda correcta”.

Al respecto, el académico asegura que “al haber realizado el Diplomado en Docencia Universitaria dictado por nuestra casa de estudios pude incorporar métodos y técnicas de aprendizaje activo basados en el estudiante en las asignaturas de Administración de Empresas y de Marketing aplicando cambios desde el uso de la planificación didáctica hasta incorporar métodos de evaluación no aplicados en la escuela. Las evaluaciones docentes que he tenido a lo largo de mi estadía en esta casa de estudios siempre han estado sobre el promedio de la escuela, de la facultad y de la universidad”.

En efecto, el lunes 3 de julio 2017, el profesor fue evaluado en clases por Evelyn Farías del CDD, donde ella presenció una de sus clases y aplicó una encuesta a los estudiantes, con positivos resultados.

En este sentido, Miranda agrega que “el perfeccionamiento continuo y la búsqueda de la excelencia en el desarrollo personal ha llevado cultivarme en lo técnico y en lo humano. Donde he querido perfeccionarme no solo en habilidades duras de las ciencias de la ingeniería aplicada, sino que en los aspectos más humanos que pueden ser aplicados a la organización, logrando transmitirlo a los estudiantes que, en su esencia, poseerán una formación muy orientado a lo pragmático como ingenieros civiles industriales”.

“Esta conjunción entre lo racional y emocional, es clave enseñarlo para el éxito profesional y personal en la mayoría de las asignaturas que posee nuestra carrera. Es por ello que lo estudiantes me lo han agradecido personalmente y a través de las evaluaciones docentes, lo que para mí se ha transformado en un compromiso personal para compartir mi experiencia con otros profesores con el objeto de salir de su zona de confort y adoptar metodologías que aporten a nuestro modelo educativo. He entregado material a mis colegas para que se use como referencia en sus cátedras, así como también he ayudado a realizar cambios en sus programas y planificaciones didácticas conjuntamente con el Comité Curricular Permanente”, explica.

Miranda asegura que su aporte a la Escuela y Universidad “ha sido variado, estando en múltiples comisiones y proyectos, y a su vez desafiante, innovando curricularmente para mejorar el desarrollo de los procesos metacognitivos, por lo que me siento agradecido de lo que esta casa de estudio me ha entregado”.

Quehacer académico multifuncional

Para Miranda, “este reconocimiento es un aliciente y una evidencia de que la mejora continua debe ser filosofía de vida y que trae sus frutos aun cuando sea complejo y desafiante”.

“Todo académico de la Universidad de Valparaíso debe ser una persona integral y a la vez multifuncional en su quehacer académico, esto es, debe ser una real contribución a que el estudiante logre lo que pretende el perfil de egreso de la carrera, debe aportar en hacer crecer a la universidad en cuanto a la extensión, vinculación con el medio, investigación y administración académica”.

“El Premio de Reconocimiento a la Excelencia Académica valora lo anterior y en el transcurso de mi vida laboral en esta casa de estudios he tenido el privilegio de poder desarrollarme como Jefe de Carrera, Encargado de Extensión de la Escuela y de la Facultad de Ingeniería, Encargado de Formación Continua de la Escuela de Ingeniería Industrial, además de realizar investigación conjunta con académicos extranjeros y ser considerado por los estudiantes como uno de los mejores profesores de la escuela de manera sistemática en todas las evaluaciones docentes, desde mi ingreso a la UV hasta la fecha”, señala.