Estudiantes ICI arreglaron escuela de Playa Ancha

Un centenar de alumnos de la Universidad de Valparaíso hermosearon y habilitaron diversos espacios de la Escuela Árabe República de Siria, que entrega educación a 160 niños de escasos recursos de la parte alta de la ciudad puerto.

 

 

Con palas, brochas, tarros de pintura, lijas, martillos y una alta cuota de entusiasmo, 120 estudiantes de primer año de la carrera de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad de Valparaíso, llegaron hasta la Escuela Árabe República de Siria y comenzaron a remozar el deteriorado estado en que se encontraban sus instalaciones.

Los arreglos se focalizaron en hermosamiento de fachadas, paredes interiores, puertas, rejas de seguridad, jardines, huerto orgánico, patio de juegos y multicancha.

Cabe recordar que el establecimiento que está ubicado en el tercer sector de Playa Ancha, parte alta de Valparaíso, encabeza el ránking de los colegios con mayores dificultades a nivel socioeconómico de la ciudad puerto. De hecho, estuvo en riesgo de cierre, pero la actual administración le dio un nuevo impulso, lo que permitió a los cerca de 160 alumnos matriculados en el establecimiento, continuar con sus estudios. La escuela ofrece una educación gratuita con programas desde prekínder hasta octavo básico.

Parte importante de la formación

Carmen Gloria Prado, académica de Ingeniería Civil Industrial, explicó que esta actividad es parte importante de la formación de los futuros profesionales de la Facultad de Ingeniería de la UV, quienes durante el segundo semestre desarrollan una serie de proyectos, que incluyen planificación, gestión de recursos propios, obtención de auspicios y donaciones, logística y la realización de obras en la comunidad. Son más de dos millones de pesos que se invierten en el total de los proyectos ejecutados.

“Es una actividad tradicional de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial, que se enmarca en el desarrollo de la asignatura Desarrollo Personal, que los alumnos tienen en forma anual. Básicamente está orientada al desarrollo de competencias de comunicación, liderazgo, trabajo en equipo. La idea es que los estudiantes, a través de la metodología, aprendizaje y servicio aprendan estas competencias y las desarrollen efectivamente en un proyecto, que va en directo beneficio de la comunidad”.

Impacto profundo y positivo

Por su parte, Carla Huerta, paradocente de la Escuela Árabe República de Siria, valoró la iniciativa, dado que —según sus palabras— influirá positivamente en los menores.

“Los niños del tercer sector de Playa Ancha son menores de escasos recursos y de alto riesgo social. Todos los niños que están acá se desplazan por calles en mal estado, no tienen lugares adecuados para jugar y sus casas son precarias. Por este motivo el que la Escuela se esté reparando para ellos va a generar en sus mentes y en todo lo emocional un impacto tan profundo como positivo, porque ellos están acostumbrados a vivir en la pobreza, y que su escuela se esté hermoseando de esta forma van a quedar fascinados. Creo firmemente que ellos van a cuidar lo que se está haciendo y van a estar muy agradecidos”.

Los universitarios también se mostraron satisfechos y muy gratificados con el trabajo realizado.

Yanko Vargas González, alumno de Ingeniería Civil Industrial, señaló que “en este ramo hemos aprendido muchas cosas, por ejemplo, liderazgo, puntos débiles dentro de una organización, cómo desenvolvernos con más gente. Porque no debemos sólo pensar que vamos a estar mirando desde arriba. Es necesario ver y hacer el trabajo duro antes de llegar a mandar a los demás. (…) Es alta la gratificación, pero no veremos cómo los niños recibirán este regalo. Lo importante es entregarlo con cariño y experimentar la gracia de ayudar”.

Finalmente, Natalia Quezada, estudiante de Ingeniería Civil Industrial, expresó: “Esta actividad consiste desarrollar trabajo en equipo, en aprender de responsabilidad social y todo lo que puede conllevar vivir en sociedad, porque necesitamos trabajar con ella. Como somos industriales necesitamos aprender a organizarnos y necesitamos trabajar en equipo. (…) A mi grupo nos tocó hermosear y restaurar el huerto ecológico, que es un espacio para los niños muy importante. Por ello para nosotros también es muy significativo y queremos dejarles un mejor lugar para que puedan seguir agrandando su huerto y dejarles un espacio lindo para que puedan aprender y recrearse al mismo tiempo”.

Mañana los alumnos de la Escuela Árabe República de Siria concurrirán a la ceremonia de finalización del año y se llevarán la grata sorpresa de ver su establecimiento renovado y con mejores espacios para aprender y jugar.