Campaña solidaria de invierno

 Académicos de nuestra Escuela de Ingeniería Civil Industrial realizaron una campaña solidaria de invierno y con sus aportes hicieron una donación de un total de 360 frazadas a diversos hogares de niños y ancianos del interior de la quinta región, como parte de las acciones de responsabilidad social que desarrolla la escuela.

La actividad fue coordinada por Hugo Zuloaga Orrego, director de Nuestra Escuela, junto a Carmen Gloria Prado, académica a cargo de la asignatura “Desarrollo personal”, y el estudiante Jeshua Mella, representante del Centro de Estudiantes.

La campaña permitió entregar un total de 60 frazadas en la Obra Don Guanella del Hogar Nuestra Señora del Trabajo, ubicada en la localidad de Limache, con lo que se benefició a 30 adultos con discapacidad mental que integran el hogar. Además se entregaron 80 frazadas en el Hogar San Patricio de Limache, perteneciente al Refugio de Cristo, entidad que atiende a 40 niñas en situación irregular.

 Durante la jornada también se entregaron 180 frazadas en Aldeas S.O.S de Quilpué, beneficiando directamente a los 90 niños y adolescentes que atiende la institución. Finalmente fueron donadas 40 frazadas al centro de estudiantes de Ingeniería Civil Industrial para ser repartidas entre familias de damnificados por el incendio de Valparaíso.

Carmen Gloria Prado, académica de “Desarrollo personal” de nuestra Escuela de Ingeniería Civil Industrial, aseguró que “este tipo de actividades forma parte de la responsabilidad social que desarrollamos en la escuela. En unos de los días más fríos de este invierno, Ingeniería Civil Industrial llevó cariño y calor a muchos niños, adolescentes y adultos. Este gesto desinteresado tiene una relevancia vital en lo que queremos transmitir a los futuros ingenieros que estamos formando”.

La académica agregó que “resulta muy gratificante realizar este tipo de actividad organizada desde los propios profesores de la escuela, porque de alguna manera también le estamos señalando el camino a nuestros estudiantes. Esta actividad consideró además la entrega de un número importante de frazadas al Centro de Alumnos de la Escuela, para que ellos las donen a las familias damnificadas del incendio de Valparaíso”.

“Este es el sello que estamos tratando de implementar en la escuela, donde el ingeniero debe tener un compromiso ético y responsabilidad social para responder con un actuar asertivo en la conducción y relación con grupos humanos”, añadió.