Secretario Ejecutivo de CNE inauguró año académico de Nuestra Escuela

"Las perspectivas del desarrollo eléctrico en Chile" fue el nombre de la clase magistral que dictó Andrés Romero, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, CNE, en el marco de la inauguración del año académico de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial, evento que se realizó en el salón principal de la Mutual de Seguros de Chile.

Durante el evento, el subgerente comercial de la Mutual de Seguros de Chile, Máster e Ingeniero en Estadísticas UV, Edgardo Rojas, comentó que “es muy importante para nuestra institución vincularse con la UV, es una relación positiva que debiera perdurar en el tiempo. Como exalumno es importante retribuir la formación que tuve en la UV y estas actividades permiten que los estudiantes que ingresan a primer año puedan visualizar que la formación académica es clave para tener un objetivo en el futuro”.

En tanto, Samuel Varela, director de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial indicó que “esta clase magistral permite conocer la opinión de la autoridad y los lineamientos del país, para entender el enfoque y enseñar a nuestros alumnos sobre el objetivo que tenemos a futuro, en especial cuando los alumnos salgan a la vida laboral y analizar el rumbo que debemos seguir como escuela. La energía es un tema mundial y es relevante que nuestros estudiantes conozcan la realidad energética, que no piensen que es un bien que está a la mano, sino que haya una responsabilidad para decidir cuál es la mejor forma de energía para el proceso productivo en general”.

 Andrés Romero, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, señaló que “dictar esta clase magistral es una tremenda oportunidad para contar, comunicar e interactuar con el ámbito académico y universitario, acerca de los desafíos que tenemos en nuestro país sobre el desarrollo eléctrico. Me siento agradecido de contar con estos espacios, si algo le faltaba al desarrollo de la política energética en Chile es una alianza entre la academia y los círculos que toman las decisiones de políticas públicas más profundas, para pensar en el futuro y no estar en la coyuntura”.

“Es importante que los futuros ingenieros tengan una visión del desarrollo eléctrico y puedan conocer nuestro diagnóstico a la hora de hacer la agenda de energía en el contexto nacional e internacional, para analizar luego los desafíos que vienen y como se están abordando. Los ingenieros deben ver hacia dónde va el camino energético del futuro, y hacia dónde van las políticas, no mirar el pasado, sino más bien situarse en la transición energética”, agregó. 

Romero añadió que “hablar de energía no es solo hablar de electricidad, en el año 90 teníamos 3.856 megawatts instalados, en el 2014 ya teníamos 19.000, es un porcentaje de crecimiento 6.8%. El sistema se ha complejizado, el crecimiento acelerado de la economía, la demanda de energía, de la industria, del consumo de las personas, nos plantea el desafío de futuro es usar de manera eficiente la energía”.

“Estamos creando un grado de conciencia, el salto tecnológico ha generado un crecimiento de la demanda eléctrica, pero cuya pendiente va ir bajando paulatinamente, hasta llegar un momento donde los países desarrollados ya han logrado estabilizar en un punto de no usar más energía, pero logrando un continuo crecimiento en la economía. Uno de los grandes desafíos del país y de los ingenieros es lograr ese cambio”, añadió.

El secretario ejecutivo de la CNE explicó que “un 70% de la energía que consumimos en el país es importada, no producimos esa energía, dependemos del exterior, de los conflictos, del alza de precios. Además es energía contaminante, mientras más demandamos capacidad de extensión, necesitamos ocupar más extensamente nuestro territorio, generando externalidades negativas, ya que no usamos de buena manera la energía. Debemos llegar al momento en que crecimiento económico no signifique necesariamente más necesidad, sino que al contrario, un uso más eficiente de la energía”.

“Requerimos una fuente de energía que implique un mejor abastecimiento, que sea más económica a largo plazo, más amigable con el entorno y con recursos propios, que nos permita tener independencia energética. Parte de los desafíos como país es ir enfrentando esta transición energética con un sistema que use de manera más eficiente los recursos propios. Las fuentes de energía deben complementarse, un desafío de ingeniería es saber aprovechar de mejor manera los recursos”, sentenció.

El experto añadió que “Chile necesita contar con una energía que sea confiable, que no estemos cuestionados cada cierto tiempo que se va a cortar, debe ser sustentable, no solo social o ambientalmente, sino que además económicamente, inclusiva y a precio razonable, sino los otros atributos se vuelven menos importantes”.