Estudiantes remodelaron escuela rural de Lliu-Lliu

Una serie de trabajos de remodelación en la escuela rural Tranque Lliu-Lliu realizaron alumnos de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial, quienes bajo la metodología de Aprendizaje y Servicios, idearon diversos proyectos que luego transformaron en acciones concretas, entre las que se cuentan protecciones para peatones, pintura de rejas, salas, oficinas, ventanas, baños y la remodelación de los jardines, huertos y la cancha, con sus respectivas tribunas.

En total fueron 13 proyectos que los estudiantes de la asignatura Desarrollo Personal, de primer año, comenzaron a desarrollar a inicios del segundo semestre, visualizando las necesidades de la comunidad con soluciones creativas. A partir de ese momento, los alumnos debieron buscar los recursos y aumentar el capital que fue en directo beneficio de estos proyectos, para luego ponerlos en práctica.

 Escuela ecológica

La Escuela rural Tranque Lliu-Lliu, fundada a inicios de 1900 y en la actualidad atiende a 37 niños del sector en tres niveles. Desde hace un par de años, tres profesores buscan revitalizar el proyecto educativo, posicionándola como una escuela ecológica. En este sentido, Juan Pablo Casanova, profesor normalista de la Escuela explica que “es muy positivo que los ingenieros realicen este trabajo, ya que vienen a apoyar nuestra labor docente, potenciar la educación de los niños y velar por su futuro”.

 “Esta acción que realiza la UV a través de su carrera de Ingeniería Civil Industrial, nos ayuda bastante al mejorar todos los espacios físicos que tenemos, porque los niños cuando tienen una infraestructura bonita, un ambiente agradable para educarse, potencian su actitudes y son felices en el establecimiento. Un niño feliz, aprende”, agregó.

Compromiso con la sociedad

Scarlet Figueroa, una de las estudiantes de ingeniería participantes en la actividad señaló que “este tipo de actividades pone en práctica las habilidades que como ingenieros debemos tener. Ser ingenieros no es solo sentarse en un escritorio y mandar o hacer proyectos, es también realizarlos y saber cada uno de sus detalles”.

En tanto, su compañero Jean Oyarzo aseguró que “esta es una experiencia única, un acto social como el que estamos haciendo ahora es muy importante porque siendo ingenieros debemos tener un compromiso con la sociedad, sería muy egoísta quedarnos con todo lo que estamos aprendiendo y dedicarnos al beneficio propio, por eso lo hacemos con alegría”.

Mientras que Andrés Pimentel, otro de los estudiantes de ingeniería manifestó que “en la carrera tenemos que saber de todo un poco y siempre partiendo desde abajo, desde cosas prácticas, porque la visión de un ingeniero no solo tiene que ver desde arriba. Conocer desde el más mínimo detalle en un empresa es importante para poder tomar decisiones en el futuro”.

Competencias blandas

Carmen Gloria Prado, académica de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial y a cargo de los futuros ingenieros manifestó que “el objetivo es que los alumnos desarrollen competencias de liderazgo, trabajo en equipo y comunicación, con un proyecto que es absolutamente real, porque la idea es generar un puente entre la universidad y las necesidades que pueda tener una comunidad”.

“La Escuela de Lliu-Lliu llamó nuestra atención porque están en un proceso de desarrollo y crecimiento, se han ganado múltiples proyectos con el Mineduc, es una escuela que se define como ecológica y al mismo tiempo, está orienta a fortalecer competencias de convivencia escolar, eso fue lo que nos cautivó, está emergiendo y con los estudiantes decidimos darle un impulso”, asegura.

“Todo eso tiene que ver con Ingeniería Civil Industrial, pero sobre todo, con competencias blandas, para que los próximos ingenieros del país aprendan a trabajar con otros, sepan ser tolerantes, empáticos, puedan comunicarse y organizarse”, agregó Prado.